24/10/09

La Leyenda de Don Juan


Quien a Sevilla no vió,
no vió nunca maravilla,
ni quiso irse de Sevilla
nadie que en Sevilla entró.


En España se celebra la festividad de todos los santos el 1 de Noviembre, y es especialmente en Sevilla, donde la leyenda de Don Juan Tenorio cobra fuerza en las múltiples representaciones teatrales que se hacen por estas fechas.
La leyenda de Don Juan surgió en Europa durante la edad media. El primer tratamiento literario formal de la historia lo podemos encontrar en, "El burlador de Sevilla"(1630) de Tirso de Molina.
Hacia 1657, unos actores ambulantes italianos escenificaron la leyenda en Francia en forma de pantomima que, más tarde, sería dramatizada por varios dramaturgos franceses como Molière, que escribió Don Juan o el convidado de piedra, estrenada en 1665 .

El compositor austro-alemán Mozart, compuso con este libreto una de las mejores óperas de todos los tiempos, Don Giovanni (1787), pero es el español José Zorrilla en 1844, el que realiza la versión más moderna de la leyenda y transforma al personaje fanfarrón e incrédulo en un héroe simpático que acaba en brazos de su amada —aunque sea en la otra vida-.

La acción, transcurre en Sevilla en el año 1545, durante el mandato del emperador Carlos V.
Como sevillana que soy, os voy a dar un pequeño paseo por los lugares en que se desarrolla el relato de Don Juan Tenorio.

Sevilla es una ciudad impregnada de leyendas, desde el momento de su fundación, por el mítico Hércules, hasta la actualidad, y podemos descubrir en ella infinidad de rincones dedicados al pasado y sus recuerdos.
.....Pero hoy nos vamos hacia un mes de noviembre, muchos años atrás, en las calles y plazas donde Don Juan Tenorio vivió y murió.

Este es el azulejo que podéis encontrar en el Barrio de Santa Cruz de Sevilla, en recuerdo de la obra de Zorrilla


y la estatua dedicada a él en el mismo barrio de Santa Cruz


Hostería del Laurel: Es la taberna en la que Don Juan y Don Luis habían acordado reunirse transcurrido un año después de su apuesta, es donde se desarrolla casi todo el Acto I de la obra.


La Hosteria del Laurel, situada en la Plaza de los Venerables, en el Barrio de Santa Cruz de nuevo.

Si visitas Sevilla, y aún mas si lo haces en Noviembre, es de obligada cita esta taberna, antigua "casa de gulas", casas que abundaban en Sevilla, y hoy, con otro nombre, siguen llenando sus calles, y aún mas este mítico barrio.
José Zorrilla se alojó en ella mientras escribió su obra más conocida. Se dice que gran parte de su inspiración para la creación de sus personajes y encuadre de la historia vino dado por aquellos que les rodeaban en aquellos momentos.

Convento: Donde se encuentra recluida Doña Inés desde su nacimiento. Allí es donde Inés lee la carta de Don Juan y se desmaya al ver a éste. Se encuentra en la calle Calatrava

El cementerio de Sevilla: parece ser un hecho cierto que una familia Tenorio tuvo cementerio propio, en extramuros de Sevilla, donde hoy está situado el Instituto murillo, puesto que cuando se construyó este edifico como pabellón para la exposición Iberoamericana de 1929, aparecieron al hacer los cimientos algunas lápidas, y una precisamente con el nombre de Don Juan Tenorio.


Instituto Murillo en la actualidad


La escena del convento de las Calatravas, seria el convento que está en dicha calle, y la casa que compró Don Juan a su regreso del destierro, seria la calle Génova, hoy Avenida de la Constitución, a cuya puerta muere, en la ficción teatral Don Juan, a travesado por la espada del capitán Centellas


Avenida de la Constitución, Sevilla

Y para acompañar esta entrada otoñal y algo romántica, un dulce muy típico de estas fechas junto a los "huesos de Santo", los buñuelos.

Hay infinidad de recetas de buñuelos, y aquí os dejo un más:


Ingredientes:

400 grs de harina


150 grs de azúcar


medio vaso de leche


25 mg de aceite


ralladura de limón


un chorreón de anís


1 huevo grande o dos pequeños


una pizca de sal y media cucharadita de levadura en polvo


canela y azúcar para espolvorear

Mezclamos bien todos los ingredientes para formar la masa, que podemos dejar reposar, si no hay prisas, una o dos horas.

En un cazo calentamos aceite de girasol y con ayuda de una cuchara vamos echando en el aceite muy caliente porciones pequeñas de masa hasta que estén dorados. El aceite para los buñuelos ha de estar bastante caliente, si nos es así la masa se disuelve y no se forman bien, seguramente tendremos que desechar los primeros hasta que encontremos el punto justo de temperatura.Con estas cantidades salen bastantes, es una masa que da mucho de sí, ya que las porciones que echemos en el aceite han de ser muy pequeñas ya que con el calor aumentan casi tres veces sus tamaño.

Reposamos los buñuelos en papel absorvente y espolvoreamos con azúcar y canela.

Fuentes: internet y el gran libro de José María de Mena "Tradiciones y Leyendas Sevillanas" ISBN: 84-01-37199-6

22 comentarios:

Soy Mónica, dijo...

El año pasado los hice por primera vez y me encantaron. Son muy golosos!!!
En la foto se ven divinos!!

Buen finde!

Lolah dijo...

Qué gusto veros de nuevo en activo!
La nueva casa es preciosa, y en estos días qus solamente se habla de Halloween da gusto encontrar algo relativo a nuestras tradiciones. Los buñuelos son una maravilla!
Un beso.

María José dijo...

Tere, ¿ te quieres creer que estuvimos en Sevilla en Noviembre hace dos años ? Cachis en la mar, de haberlo sabido....
Ya veo que te has puesto el delantal, nada más y nada menos que para hacer estos maravillosos buñuelos.
Un abrazo,
María José.

Mar dijo...

Una entrada muy bonita... y los buñuelos me encantan pero nunca los he hecho lo mismo me animo....
Un beso guapa

comoju - Cova dijo...

Esto si es un regreso mas que espectacular con esa preciosa entrada y esa deliciosa receta

Un beso

Mandragora30 dijo...

Tere!!! Qué alegría tenerte de vuelta, que entre unas cosas y otras todo el mundo hemos estado perdidos este veranito... bueno, yo aún sigo perdidísima, no me ha tocao la primi, así que sigo con mi turno partío de curro jeje

Los buñuelitos te los copio y mañana mismo los hago, que justo hoy me los ha pedido mi costillito y es algo que jamás he hecho....
En fín, preciosa la historia de don Juan... preciosa Sevilla.... Tó mu bonito ;) !!

Un besazo guapa!!!

Pilar - Lechuza dijo...

Me encanta tu nueva cocina por cierto, más luminosa que la anterior.
un abrazo y bienvenida

Pilar dijo...

¡He disfrutado recorriendo Sevilla!, un post muy bonito e indicado para la época, en cuanto a los buñuelos ¡¡¡Pecado!!!, acabo de empezar un régimen. Un abrazo y gracias por esta bonita ruta de Don Juan, no sabía que existiera "La posada del Laurel

Mari dijo...

Bonito post!!!
y en cuanto a los buñuelos, decirte que se ven de lo más goloso!! nunca los he hecho, me invitas a uno??
Besos

Dolita dijo...

Precioso recorrido ¿que te voy a decir yo que he estado en todos esos sitios (incluido el Instituto Murillo)? ¡qué tiempos¡
Y para rematar, lo buñuelitos que menuda pinta tienen.
Besotes gordos, paisani

nieves dijo...

Sevilla... preciosa e histórica sevilla. Llena de arte y cultura. El paseo que nos regalas me llenó de nostalgia, pues soy una enamorada de toda Andalucía, pero Sevilla tiene algo muy especial. El barrio de Santa Cruz es un rincón que engancha, y estoy de acuerdo que quién Sevilla no vió, no vió nunca maravilla. Y yo que la ví, tampoco quería irme. De hecho, siempre que puedo vuelvo pues me carga de energía positiva.
La receta, fantástica. Yo recuerdo que hice una vez buñuelos, pero no me salieron bien. De modo que tomo buena nota, ahora que es el tiempo de ellos.
Felicidades Tere por tu nueva casa y estoy encantada de saberte por aqui de nuevo.

Un fuerte abrazo.

La cuina vermella dijo...

Menudo post, te felicitamos. Un beso.

Joana dijo...

Esta semana me llego una postal de sevilla, mi madre fue a pasar dos semanas por el sur... seguro que no vieron esto jajajaja

Asi que hace unas semanas intente venir a visitarte y ponia que no era miembro e iba a escribirte para ver que pasaba pero se me paso... como siempre!

Besazos y te copio los buñuelos :) Pondras la receta de los huesos santos? Esque nunca lo he oido...

PUNTIYO dijo...

Santa delicia del amor hermoso.
Otro que copia.

Irene dijo...

Bonitas fotos de Sevilla, yo estuve alli hace 5 años, uyyy!! como pasa el tiempo...pues mi hermana pequeña vive alli, y mi cuñado que es de Sevilla nos llevó por varios sitios, francamente preciosa pero terminé muertecita de cansancio, sobre todo cuando subimos a la "Giralda", fue todo un espectáculo.
Tengo que hacerme el ánimo y volver por alli.

La receta de los buñuelos, estupenda.

Un beso.

Merchi dijo...

Un post precioso, ya siempre se dijo que Sevilla tiene algo especial. Ahora que tus buñuelos, madre mia...no solo especiales, también bueniiiisimos.

biquiños :)

Penny dijo...

Bueno, bueno, bueno!!! Hemos entrado por la puerta grande, olé!!! Nunca mejor dicho, jejeje. QUe verdad es que quien va a Sevilla no se quiere volver, a mi es lo que me pasó ;).

Esos buñuelitos deliciosos, deliciosos! Me tomaba yo tres o cuatro con el café.

Petonets.

Pedro dijo...

¡Yo a los palacios subí,
yo a las cabañas bajé,
yo los claustros escalé,
pero jamás yo probé
(y mi boca no se cansa)
unos buñuelos tan ricos
como los de "Sopa Gansa"...!

Un abrazo de oso Yogui.

IDania dijo...

Tere,
Ha valido la pena esperar tu regreso!!!
Magnífica entrada y geniales buñuelos!!!!
Muchos besitos,
IDania

Perol y Mortero (La Cocina Mía) dijo...

Como me ha gustado esta entrada. Bellas imágenes de Sevilla y su entrañable historia. Cuantas veces he recorrido (y recorro) esos lugares.
La foto de la Avenida de la Constitución, margnífica. Debe ser de la primera mitad del siglo XX. Se ven los raíles del trambía.

Y los buñuelos... de muerte.

Un abrazo y felicidades por el cambio.

Caminarsingluten dijo...

Preciosísima entrada de una ciudad que sabemos amais, y con razón.

Eso dice la parte de esta familia que la conoce y ha disfrutado, y la otra siempre dice que tiene que ir a conocerla, así que despues de este post, seguro que algún día iremos.

Nosotros estamos desconectados desde hace tiempo, pero este fin de semana y hoy hemos encontrado unos momentos y no queríamos dejar de visitaros.

Besotes,

Ana y Víctor.

Thermomiss dijo...

Acabo de encontrar vuestro blog de casualidad... y os doy la enhorabuena, es una delicia.

¡Feliz Navidad, os seguiré con frecuencia!