15/10/07

Almejas en salsa


Las almejas se deben limpiar en agua con sal, no dejándolas sumergidas nunca en agua dulce, para quitarles restos de arena, aunque casi siempre vienen ya limpias.


Haremos primero la salsa sofriendo cebolla , un diente de ajo y perejil, todo muy picado. Cuando la cebolla esté transparente agregaremos una cucharada de harina y seguiremos removiendo al fuego, agregándole al final un vasito de vino blanco. La cantidad estará en función de lo espesa que esté la salsa o de cómo queremos que nos quede.


Añadimos al final las almejas y la sal, hasta que éstas se abran. Cuando veamos que estén la mayoría abiertas, retiramos del fuego y servimos, no dejándolas cocer demasiado para que no nos queden duras